El importante papel de la fisioterapia tras el ictus

El ictus se produce como consecuencia de una falta momentánea o definitiva de irrigación sanguínea en el cerebro; algo imprescindible para el desarrollo de las funciones. El accidente cerebrovascular (ACV), como también se conoce a este, puede ser causa de la rotura de un vaso sanguíneo –ictus hemorrágico-, o consecuencia de la obstrucción de una arteria, por un coágulo habitualmente originado en el corazón. Este último, el ictus isquémico, es el más frecuente.

El 80 % de los casos puede evitarse siguiendo ciertas pautas sencillas.En este sentido,un cambio de hábitos dirigidos hacia una vida saludable es fundamental.Es cierto que algunos factores de riesgo como la edad o los antecedentes familiares no pueden modificarse, pero existen otros parámetros que son claves en la lucha contra la enfermedad. Entre ellos: evitar el tabaco, mantener una rutina deportiva, vigilar los niveles de colesterol, controlar la presión arterial o extremar la precaución en caso de diabetes o fibrilación auricular.

Actuar de manera urgente ante la presencia del ictus puede salvarnos la vida. Es crucial, por tanto, conocer e identificar sus síntomas y ante ellos, buscar urgentemente ayuda médica.El ictus suele venir precedido de indicios como el adormecimiento de la mano, de la pierna o de la mitad del cuerpo o pérdida de fuerza en ellos; pérdida de la visión parcial o total de manera súbita; vómitos; dolor de cabeza repentino; sensación de vértigo intensa o alteración del habla. Las tres primeras horas marcarán nuestra recuperación posterior y la intensidad de nuestras secuelas.

Función de la fisioterapia tras el ictus

Después de un episodio traumático de tal calibre, el paciente y su familia experimentarán un periodo de asimilación, que dependerá de la gravedad de cada caso. Esto es importante tenerlo en cuenta a la hora de poner en marcha un tratamiento fisioterapéutico, ya que es fundamental para crear un clima propicio para la recuperación del paciente.

Las consecuencias de sufrir un ictus pueden revertirse en diferente grado. Será basándose en el concepto de plasticidad neuronalsobre lo que trabaje el fisioterapeuta especializado para restablecer la autonomía del afectado.Para ello, utilizará diferentes técnicas,que deberán aplicarse en el menor tiempo posible. Antes de ello, será necesario realizar una evaluación general del paciente, cerciorándose de las limitaciones del mismo. El tratamiento fisioterapéutico se establecerá a corto, medio y largo plazo, examinando los avances desde la evaluación inicial.

Gracias a la intervención del profesional fisioterapeuta, las diferentes alteraciones, como la dificultad a la hora de andar, entre otras muchas, podrán ser enfrentadas y minimizadas, devolviendo independencia y calidad de vida al afectado. Pero en este proceso de recuperación es también importante el papel de la familia, ya que deberá aprender, de mano del fisioterapeuta especializado en neurología, las pautas necesarias de actuación con el enfermo.

Ante cualquier duda, ¡no dudes en acudir cuanto antes a tu fisioterapeuta!

Puedes contactarnos por teléfono al 94 442 23 20, por e-mail : info@mazafisiosteopatia.com o en nuestro centro  de fisioterapia y osteopatia en Alameda Doctor Areilza Nº4 1º Dcha en Bilbao