¿Qué es la Osteopatía?

La Osteopatía es una disciplina terapéutica en la que se trata al ser humano de forma global, como un todo, mente, cuerpo y espíritu son interdependientes. Esta terapia manual se basa en que el cuerpo funciona por sistemas de manera conjunta, de este modo, los trastornos en alguno de los sistemas afectan irremediablemente al funcionamiento de los otros.

La osteopatía no busca tapar el síntoma sino encontrar la causa de la disfunción y una vez reparada la causa, el síntoma desaparece.

La osteopatía combina Ciencia, Arte y Filosofía.

Ciencia ya que está basada en un profundo conocimiento del cuerpo humano, Arte para desarrollar las técnicas y Filosofía porque el cuerpo humano tienen la capacidad de curarse por sí sólo.  Nuestra misión es la de ayudar al organismo del paciente para que estos principios  se cumplan en las mejores condiciones.

Herramientas que se emplean

Empleamos las manos como herramienta principal. Con ellas realizamos exploraciones, que nos llevan a un diagnóstico y realizamos las maniobras terapéuticas oportunas.

Las técnicas y los tratamientos empleados siempre van acorde a las necesidades de cada paciente, respetando los siguientes factores: edad, sexo, tipología y el estado de salud de cada persona.

Totalmente complementaria a la medicina convencional, la osteopatía ayuda a conservar la salud global y favorece la curación y prevención de enfermedades.

¿Qué objetivo tiene una manipulación?

Depende todo de la lesión que encontremos.

Si la lesión es de carillas articulares se busca el restaurar la función articular.

Mejorar la vascularización local

Liberar adherencias

Eliminar el dolor.

HISTORIA

Los comienzos de la Osteopatía se sitúan a finales del XIX y su nacimiento se le atribuye al médico estadounidense Andrew Taylor Still, quien decepcionado con algunos resultados obtenidos por la medicina tradicional y el uso excesivo de fármacos para la cura de algunas enfermedades, desarrolló un sistema alternativo que se ha ido desarrollando con el paso del tiempo.

¿Qué patologías se pueden tratar con la osteopatía?

Se pueden beneficiar de esta terapia pacientes con disfunciones musculo-esqueléticas que cursen dolor a nivel de la columna vertebral y de las extremidades, y que son causadas por traumatismos, accidentes, movimientos repetitivos, malas posturas, y alteraciones de la función visceral y cráneo sacrales.

Trastornos neurológicos: fatiga, cefalea, ciática, ansiedad, cervicobraquialgias, hernias discales, protusiones discales, insomnio, esclerosis múltiple.

Trastornos traumatológicos: Fracturas, esguinces, contusiones, luxaciones, roturas fibrilares, cervicalgias, lumbalgias, dorsalgias, preparación operatoria, recuperación post operatoria, prótesis, tendinitis, accidentes de tráfico, trastornos de la articulación traumatológica (bruxismo, crepitaciones..).

Trastornos respiratorios: Enfisema, Epoc, bronquitis, asma, pleuritis, sinusitis, tos, tos no productiva.

Trastornos genito-urinarios: Incontinencia, cólicos nefríticos, dolores menstruales, disparenurias, amenorreas, disminorreas, esterilidad femenina.

Trastornos reumatológicos: dolores articulares, artrosis, artritis reumatoide, espondilitis anquilopoyética.

Trastornos digestivos: Estreñimiento, hernia de hiato, digestiones pesadas.

Trastornos circulatorios: Piernas pesadas, edemas, varices, calambres.

Trastornos linfáticos: Edema, linfedema.

Problemas y seguimiento del embarazo: Pre y post parto (proceso del embarazo), dolores de espalda, ciáticas, dolor inguinal, cicatrices de cesárea y de cirugía.

Prevención de lesiones y de disfunciones en el organismo que puedan comportar futuras molestias o enfermedades. Mejora del estado vital.

Otras patologías: estrés, cansancio generalizado.